Reseña de Cuentos de los años felices de Osvaldo Soriano

Cuentos de los años felices, es el título de una compilación de relatos breves que Osvaldo Soriano publicó en el diario Página/12 durante las décadas de 1980 y 1990. Con una pluma literaria y periodística a la vez, Soriano cuenta anécdotas de su vida atravesadas por tres de sus pasiones: su padre, el fútbol y la política. Una tríada que estuvo presente en su infancia, juventud y adultez, y que escaparon de su memoria para insertarse en un libro con relatos que mezclan ficción y realidad. 

Portada de Cuentos de los años felices de Osvaldo Soriano. Editorial Sudamericana

Cuentos de los años felices está dividido en tres partes. La primera se llama “En nombre del padre” y está compuesta por 17 relatos. Allí, la temática central gira en torno a su padre, José Vicente Soriano, un empleado público, inspector de obras sanitarias, antiperonista y apasionado por las ciencias exactas, o como el autor lo describe en uno de sus cuentos llamado Palizas: “Mi padre detestaba el boxeo y dominaba las matemáticas, la física y muchas otras cosas inservibles en este país”. Frase que no solo demuestra las diferencias con su progenitor, sino que también refleja su ojo crítico acerca de Argentina.

En Vidrios rotos, título de otro relato de la primera parte, se puede reconocer un inicio y un final contundente, característico de la pluma de Soriano. La trama, está marcado por un instrumento infantil: la gomera. Allí cuenta en detalles cómo obtuvo la honda y cómo la manipuló su padre, trabajando como inspector, para vengarse de unos abusivos adinerados que derrochaban el agua potable que escaseaba en el pueblo. Un cuento que mezcla, el honor, la humillación, la astucia, la mentira, los deseos de un niño y las diferencias socioeconómicas. 

La segunda parte, denominada la “Otra historia”, contiene diez cuentos que se enfocan en diversas épocas por las que transitó el país. Son escritas desde una postura que resignifica el relato que propuso la elite dominante sobre la historia argentina. Allí se leen diálogos mundanos entre personajes y deja al descubierto detalles poco conocidos sobre Manuel Belgrano, San Martín, Cornelio Saavedra, Mariano Moreno, entre otros.    

La tercera, en cambio, se centra en una de sus pasiones más fuertes: el fútbol. Esta última, es titulada astutamente: “Pensar con los pies”. Posee seis relatos que dejarán al lector reflexionando sobre el sentimiento que genera el deporte más importante para la cultura argentina. “El penal más largo del mundo” un relato que obliga a interesarse y a preguntarse cuál es la razón que provoca que el duelo entre el arquero y el pateador demore tanto. Pero la importancia de este relato radica en las descripciones de cómo se vivenciaba el fútbol en 1958, lo que ocurre con los personajes fuera de la cancha, las hinchadas, la historia de un pueblo, las relaciones sociales y hasta cómo la falta de recursos obliga al árbitro a contar los 12 pasos del penal -cual niño en un potrero- con los pies. 

Con una escritura prolija, vacía de adjetivaciones, simple, directa, a veces humorística e irónica y otras melancólicas y nostálgicas, logra describir y fusionar la ficción con el realismo. El detallismo en las descripciones y cotidianidades argentinas reflejadas a través del fútbol; la historia nacional que nunca estuvo vigente en el imaginario social, contada en relatos breves; los recuerdos de una infancia, los sueños frustrados, los consejos de un padre presente y la militancia peronista en diversas etapas, son los motivos para encontrar el placer en la lectura de este libro e inmortalizar a Osvaldo Soriano.

Sobre el autor

Periodismo, literatura y Soriano

Osvaldo Soriano (1943 – 1997) fue escritor y periodista. Comenzó su carrera publicando columnas en el diario El Eco de Tandil y, más tarde, trabajó de redactor en la revista Primera Plana. Además, publicó sus escritos en Confirmado, y en los diarios Noticias, El Cronista, La Opinión, Le Monde (Francia) y El País (España). También, fue corresponsal del Il Manifesto (Italia) y cofundador de Página/12. Pero su historia de vida no esta marcada solo por su labor periodístico, sino que también escribió una extensa obra literaria que lo hizo trascender a pesar de su temprana muerte a los 54 años de edad por cáncer de pulmón. 

Nació en Mar del Plata, pero su infancia se caracterizó por frecuentes mudanzas y viajes debido al trabajo de su padre, José Vicente Soriano, como empleado de Obras Sanitarias. Su existencia estuvo fragmentada en diversas ciudades, San Luis, Río Cuarto, Neuquén, Tandil y Cipolletti (Río Negro). Ese estilo de vida nómada no le permitió sentirse identificado con una ciudad, pero le sirvió como materia prima para sus cuentos y relatos, que hasta la actualidad, siguen cautivando a lectores de todo el mundo.

Se dio a conocer como escritor en 1973 con su primera novela Triste, solitario y final que fue traducida a doce idiomas. Sin embargo, con la llegada de la dictadura de 1976 debió exiliarse fuera del país. Se radicó un tiempo en Bélgica y otro en París hasta que tres años después de la vuelta de la democracia, en Argentina, retornó a su patria natal. Su estadía en el extranjero le permitió publicar sus próximos libros: No habrá más penas ni olvido (1978), llevada al cine con la dirección de Héctor Olivera y ganadora del Oso de Plata en el festival de Berlín, Cuarteles de invierno (1980), también traducida al lenguaje cinematográfico y, por último, Artistas, locos y criminales (1983), compuesto por testimonios, crónicas políticas, retratos de personajes y mitos de Buenos Aires.

Pero su pluma continuó escribiendo con su estilo llano y directo que se reflejó en las siguientes novelas: A sus plantas rendido un león (1986), El Negro de París (1989), Una sombra ya pronto serás (1990), El ojo de la Patria (1992) y La hora sin sombra (1995). Además, a su obra literaria se le suman las siguientes recopilaciones: Rebeldes, soñadores y fugitivos (1988), Piratas, fantasmas y dinosaurios (1996) y Cuentos de los años felices (1993). Por último, luego de su muerte en 1997, se publicaron dos colecciones de relatos que sigue entusiasmando a lectores más jóvenes, sobre todo por su relación con el fútbol: Arqueros, ilusionistas y goleadores (1998) y Cómicos, tiranos y leyendas (2012).

Su trabajo fue recompensado, no solo obtuvo diversos premios como el Carrasco Tapia de la revista Análisis de Chile; el Raymond Chandler Award, en 1994; el Premio Konex y el premio Quinquela Martín, sino que también se convirtió en un clásico contemporáneo de la literatura argentina. La mezcla que se puede apreciar en los libros de Osvaldo Soriano entre periodismo y literatura, entre realismo y ficción, es de un enorme capital intelectual que tienen como temáticas principales sus experiencias infantiles, sus vivencias junto a su padre, la historia nacional, el fútbol, la política, el peronismo, diversidad de personajes, próceres y relaciones sociales que marcaron su vida y que plasmó con tinta y papel para que no mueran con él.

Anexo: Fuentes: 

WIKIPEDIA. [en línea] [fecha de consulta: 7 de noviembre de 2018] [es.wikipedia.org] Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Osvaldo_Soriano