En La voz ausente, Gabriel Rolón, recupera a su personaje principal, Pablo Rouviot, protagonista del primer libro de esta secuela: Los Padecientes (si no lo leíste y no tenes el libro, no te preocupes, no es necesario, podes ver la película).

Esta vez la tragedia se enfoca en su colega y mejor amigo José, “el Gitano”, quien es hallado en su oficina con un disparo en la cabeza.

Un caso de suicidio que Rouviot no acepta y que lo incita a investigar para resolver su corazonada. Junto con la ayuda de su compañero, el subcomisario Bermúdez, y su perspicacia psicológica, se sumerge en realidades oscuras de la ciudad porteña.

Asesinatos, juegos literarios, problemas familiares revelados; descripciones de lugares lúgubres de Buenos Aires; situaciones escalofriantes y sentimientos humanos superpuestos por el tamiz de la psicología.

Un libro que por su fluidez se “devora” en poco tiempo. En el mismo encontrarás el inconsciente social compartido. Pensamientos comunes de los argentinos expresados en literatura y que hacen hablar a toda una época, a todo un país.

Te encontrarás con palabras, relatos, mitos e historias de grandes pensadores, de la literatura y el teatro. En definitiva, es un libro que aborda diversas temáticas que implican un gran conocimiento universal y una vasta cultura general, que es necesaria conocer o recordar. No obstante, y lo más importante, es que esos recursos son funcionales al relato.

Amor, traición, muerte, violaciones, homosexualidad, sexo y, sobre todo, silencios. Un thriller psicológico con una trama con ritmo que te mantiene en suspenso de principio a fin.

Un relato extenso de 540 páginas de fácil y amena lectura publicado en 2018 (Editorial Planeta). El libro está dividido en cinco partes: La oscuridad, El silencio, El nombre, El pasado y La tragedia.

Si te gusta la literatura, la psicología y los relatos sobre crímenes, este es un libro que te interesa leer.